Motiva a tus empleados con salario Emocional

Las generaciones que ahora  se encuentran en sus primeros años de vida trabajando o que van iniciado, tienen en mente otro panorama laboral al que estamos muchos reclutadores acostumbrados, en donde ellos buscan además de un salario monetario, uno emocional, que haga querer seguir dentro de la empresa a la que se encuentran.

¿Qué es un salario emocional?

En resumidas cuentas son todos aquellos beneficios no monetarios  que una empresa ofrece a sus empleados.  Para muchos es en esencial conseguir el trabajo que llene sus expectativas, en donde se sienta identificado y pueda ver un futuro estable dentro de la compañía.

Nos encontramos ante las generaciones que le dan más valor a una conciliación equilibrada  tanto de la vida laboral, personal así como sus logros; que un salario monetario

Ejemplos de salario emocional:

  1. Oportunidades de crecimiento dentro de la empresa. Para muchos empleados el poder escalar y ocupar puestos relevantes,  es una motivación extra ya que valora un futuro estable dentro de la compañía.
  2. Desarrollo personal y profesional.  Uno de los mejores ejemplos es el otorgar a los empleados una capacitación constante, ampliar sus conocimientos y mejorar sus habilidades. El que pueda aprender cosas nuevas hace que el personal sea mucho más eficiente.
  3. Tener un buen ambiente laboral. Estar sin conflictos y que todos sepan cuales su lugar es un punto importante en el momento de resolución de conflictos. Nadie quiere trabajar en un ambiente hostil donde no se promuevan las opiniones de los demás.
  4. Cultura y valores empresariales acordes al empleado.
  5. Obsequios o incentivos. no hablamos de dinero si no que algún detalle por parte de la empresa es un reconocimiento que motiva el seguir laborando. Es decir en el cumpleaños de alguno de ellos regalarle algo que pueda usar o disfrutar en ese día.